EN EL ESTUDIO DE MIGUEL ÁNGEL ARRUDI: ARTE EN LAS ALTURAS

A lo largo de los años hemos conocido varios de los estudios en los que ha trabajado Miguel Ángel Arrudi, en los cuales el denominador común es la genial producción artística que en ellos pudimos ver, antes de estar disponible para el gran público. Pero su actual estudio cerca de Ibonciecho, en término de Sallent de Gállego (su localidad natal), situado a 2016 m. de altitud, es, en sí mismo, Arrudi en estado puro. Está en su medio natural favorito, y ha adecuado la vivienda a su trabajo y estilo personal, con lo que la visita nos permite ver la naturaleza de su pensamiento y carácter mejor que de cualquier otro modo.

Arrudi permanece en este estudio desde finales de junio a octubre, aunque lo visita en otras fechas y, contra lo que se pudiera pensar, no está en un entorno aislado. Senderistas, turistas, amigos (muy seleccionados) y otras personas que pasan por allí conversan con él, algunos sin saber siquiera cual es el motivo de su residencia en el lugar. Por supuesto, pastores y vecinos también están por la zona con frecuencia, sobre todo en los periodos de clima más benévolo. Alrededor de su estudio pastan en libertad vacas y toros que, en alguna ocasión, le han invadido la casa. No sólo no se asustan, hay que espantarlos para que “no se pasen”.

Además, Miguel Ángel ha organizado en aquellas alturas un campo de golf, deporte que le apasiona y que, como él mismo dice, es el campo más alto de España. Practica mucho y, según nos dijo, que vayan temblando los demás jugadores cuando baje a Zaragoza a medirse con ellos.

El caso es que nos llevaba diciendo tiempo atrás que fuéramos a ver el estudio y que, aprovechando que José Luis Aramendía y Toñi iban a subir para los mismo, me apunté al viaje. Hay que esperar la oportunidad de que alguien te acerque, porque para acceder se necesita un todoterreno, ya que deben recorrerse 14 kilómetros de pistas forestales con firme de aguzadas piedras.

Llegamos los tres al estudio el 17 de agosto, en un día espléndido, y nos recibió Arrudi. Estuvimos viendo el exterior y el interior del estudio, el entorno natural maravilloso, que incluye cursos de agua pura que se originan en las zonas más altas, el taller al exterior, el campo de golf (con demostraciones de Miguel Ángel incluidas) y nos mostró también obras ya acabadas que se expondrán y saldrán a la venta en su momento. Aunque no es nuevo en el artista, sí que se aprecia un incremento exponencial de la temática natural de alta montaña desde que dispone de este estudio, lo cual no nos extraña. Es imposible que el entorno, de belleza majestuosa, no inspire poderosamente la creación, más aún si se tiene en cuenta que el alma del creativo está forjada en esos parajes.

Como anfitrión, Miguel Ángel Arrudi siempre ha sido perfecto. Así que, tras degustar una aperitiva bebida de genciana, nos invitó a comer espárragos de Navarra, alas de pato y sandía, todo ello acompañado con un buen vino blanco, y luego café y copita. La conversación de los cuatro fue variada, distendida y enriquecedora, pues al hecho de ser amigos y tener muchas cosas en común se sumó el hallarnos inmersos en lugar tan extraordinariamente hermoso.

Nos despedimos cuando ya refrescaba (aunque no llovió ni hubo tormenta eléctrica, ambas cosas frecuentes allí) y hemos quedado emplazados para repetir la experiencia en septiembre. Lo cierto es que, a mí, me dio sana envidia cómo Arrudi desarrolla su trabajo en un lugar que, también, coincide con mis gustos y tendencias espirituales. Por cierto, la placa conmemorativa que la Comisión de Fiestas del Distrito Universidad le dio cuando fue Pregonero en el año 2009, está sobre la repisa de la chimenea. Como dice él, la tiene en un lugar bien alto.

Aquí os muestro fotografías de la visita, algunas hechas por mí y otras cedidas por José Luis Aramendía.

Abajo, en el centro, se ve el estudio. El rectángulo blanco es un repetidor de comunicaciones. Fotografía que tomé con teleobjetivo desde la localidad de Sallent:

Miguel Ángel Arrudi nos recibe:

Vistas de la casa-estudio:


El taller al exterior, con un cuadro que está realizando actualmente:

Parte del interior de la vivienda (chimenea y cocina):

Aquí estamos tomando la bebida de genciana bajo el toldo:

A punto de atacar los espárragos:

Las alas de pato están preparadas:

José Luis Aramendía juega con los dos perros que tiene allí Arrudi. Son un encanto de animales, muy cariñosos:

Toñi y Miguel Ángel muestran un cuadro ya terminado:

Otros dos de los cuadros ya finalizados (en este lugar el trabajo le cunde bastante):


Arrudi nos muestra su estilo jugando al golf. Lo tuvimos un buen rato haciéndonos demostraciones:




La casa-estudio en su entorno inmediato:

Las vacas van a beber al arroyo próximo:

La mancha alargada de color claro que se ve en el centro de la toma, en el valle de Tena, es el núcleo urbano de Sallent de Gállego:

Otra de las vistas desde el estudio:

Algunas montañas próximas aún conservan nieve. En septiembre, con frecuencia, ya vuelve a nevar:

Anuncios

3 Respuestas a “EN EL ESTUDIO DE MIGUEL ÁNGEL ARRUDI: ARTE EN LAS ALTURAS

  1. julitareigzapatel

    Cumbre ineditas. Solo se ven si estas alli.

  2. Que suerte, he visto esto y me muero de envidia.
    Bellisimo el paisaje y bellisimos tus cuadros.
    Te conoci hace muchos años en el estudio de Mariela.
    Un saludo de una aprendiza de pintora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s