“NINFAS Y SIRENAS” EN LA PANTERA ROSSA

El 17 de diciembre se inauguró la exposición “Ninfas y sirenas”, con pinturas y esculturas de Ángel Laín e ilustraciones de David Vela, sobre textos de Ramón Gómez de la Serna. Las obras de ambos autores, que tienen estilos radicalmente diferentes pero igualmente atractivos, se muestran en el Centro Social Librería La Pantera Rossa (San Vicente de Paúl nº  28, planta baja) de Zaragoza. Podéis visitar la exposición hasta el próximo 14 de enero.

Mucho público en el acto inaugural y mucha animación, lo que siempre es un aliciente para este tipo de eventos. Máxime cuando se observaban los intercambios de opiniones acerca de las obras expuestas, a veces expresadas con educada vehemencia.

Como las creaciones y sus correspondientes textos hablan por sí solos, antes de pasar a presentar un resumen de la muestra sólo nos queda decir que las fotografías que ofrecemos de escenas de la inauguración y la correspondiente a “Las piernas de la mujer” son nuestras, mientras que el resto se han extraído del blog “Ninfas y sirenas”.

Así de concurrida (y a veces más) estuvo la inauguración:

De izquierda a derecha David Vela, Antonio Sarralde, Ángel Laín y un servidor:

De izquierda a derecha María Antonia Díaz (de la junta directiva de la Asociación de Artistas Plásticos Goya), Ángel Laín y Ana Benedicto (de Estudio Camaleón):

María Antonia con las pintoras Julia Reig (centro) y Pilar Escota Longás:

Obras de Ángel Lain en la exposición:

Rubia (Laín). Debe haber una rubia de un rubio rojo, inaudita, cegadora de blanca y de rubia, enloquecedora con los trajes negros… yo la veo matando al desnudarse, matando solo con dejarse ver, matando de deslumbración:

La sonámbula (Vela). La sonámbula parece llevar en el paréntesis de sus manos extendidas la medida de algo, quizá de su sudario:

Sirenas de rastro: Las piernas de la mujer (Laín). Las piernas de la mujer se columpian sobre el cielo que miramos, balanceándose con cinismo y desparpajo sobre el cielo del día y sobre el cielo de la noche, colganderas sobre una media luna… Piernas calzadas con botas que hacen mórbida la pantorrilla de un modo espantoso y perturbador, dándolas una fortaleza heroica, poderosa, maciza, invencible… botas con espuelas para los hombres, espuelas ideales…  (De Greguerías 1917):

Nubosidad (Vela). Mujer: nubosidad variable:

Antifaz (Laín). Desde el momento en que la mujer se pone un antifaz, sus senos son mayores y sobresalen más. ¡Qué pánico dan los senos de las máscaras!:

Ninfas y sirenas (Vela). La diferencia que hay entre ninfas y sirenas es que las ninfas tienen los besos dulces y las sirenas salados:

Sirenas de rastro: La muerta viva (Laín). Aumentan mis cosas y cuelgo en mis paredes un cuadro conmovedor, que perteneció al Duque de Rivas, y en cuyo lienzo una mujer de tamaño natural aparece hermosa y orgullosa por un lado y desollada y descarnada por otro. (….) Yo busqué realmente durante mucho tiempo un cuadro que bastase a dar consistencia a mi decorado, que todo lo volviese a la realidad, y encontré, por verdadera casualidad este, que es de los cuadros impares de la pintura, de aquellos cuadros en  que el pintor se dejó impresionar por el pavoroso contraste entre la vida y la muerte. (… ) Esta mujer pone orden en todas las cosas y nos señala la verdad. (…) Mi muerta viva es una mujer seria, que está enterada de lo que ha de durar su belleza y que por eso precisamente tiene una seducción arrebatadora. No puedo sentarme a la mesa de trabajo sin mirarla, sin consolarla por un lado y sonreírle por otro….. (De Automoribundia):

Espejo (Vela). La vida es decirse ¡adiós! en un espejo:

Misterio (Laín). Senos: el misterio móvil:

La almohada (Vela). Damos vuelta a la almohada como si así variásemos la luna de nuestro sueño:

Sirenas de rastro: La enlutada (Laín). Los senos de la viuda se abren en la negrura profundamente blancos. Parece que habían de ser blancos y negros, o el uno blanco y el otro negro, o los dos con aureolas y pintas negras; pero son blancos, blancos como lo blanco es blanco y lo negro es negro… Todo el perfil de la viuda se exalta siempre sobre una cortina obscura, y, por lo tanto, sus senos se destacan también sobre el negro profundo, sobre el negro que recorta como unas tijeras su silueta. (De Senos):

Castañera. Castañera: la que cuida el purgatorio de las castañas:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s