La cerámica grafitada: arte en la Edad del Hierro

En el año 2002 hallamos en Peñahitero (Fitero, Navarra) un núcleo fortificado de la Edad del Bronce Final y la I Edad del Hierro, que se asienta en el reborde rocoso que domina la margen izquierda del río Alhama, en un lugar donde la visibilidad es extensa e inmejorable. Fue un asentamiento cuya función esencial consistió en dominar un territorio, en una zona con buenos y variados recursos naturales y de elevada importancia geoestratégica en este momento y durante muchos siglos posteriores.

Pero no se trata de un poblado, sino de la gran residencia amurallada y fortificada de un jefe tribal o militar (príncipe) protocelta. Todo apunta a que un grupo tribal protocéltico procedente de Centroeuropa se asentó aquí a finales de la Edad del Bronce Final (siglos X-IX a.C.). Estas gentes, que vinieron con sus mujeres, hijos y propiedades, tenían un sistema social muy jerarquizado y de fuerte componente guerrero.

Entre otros interesantísimos hallazgos, la excavación arqueológica nos proporcionó cerámicas decoradas con grafito, es decir grafitadas, vasijas de lujo en la época como demuestra, además, que siendo hechas a mano (sin torno) son frecuentemente simétricas. Aparecieron muchas para lo que es habitual en los poblados, precisamente porque esto no era un poblado sino la fortificación donde vivía quien controlaba territorio y riqueza. Unas cerámicas estaban totalmente grafitadas (por inmersión tras ser bruñidas), otras sólo en su superficie interna o sólo en la externa (tras ser bruñidas o espatuladas) y, en otras, el grafito se ha utilizado para realizar decoraciones geométricas sobre las superficies exteriores, las cuales son de tonos marrones o rojizos, de forma que se obtengan diferentes motivos y efectos decorativos al combinar el color de la superficie con el del grafito: triángulos, dientes de lobo, quebrados superpuestos, banda horizontal de la que salen bandas oblicuas, motivos angulares, bandas paralelas verticales, en zig-zag y meandros.

Para terminar, deciros que la calidad de las cerámicas grafitadas en este lugar, muy superior a lo habitual en la península Ibérica, debe tener origen en que no son imitaciones de los originales centroeuropeos, sino que gentes venidas de las orillas del Danubio (otros elementos que hallamos también prueban esta afirmación) se trajeron de allí este arte. También, que estas vasijas se hicieron aquí en los siglos VIII a VI a.C., con un momento álgido entre finales del siglo VII y el VI a.C. Y, finalmente, que si quieres saber más de las grafitadas PULSA AQUÍ, y si deseas conocer otras cerámicas de esta época que encontramos en Peñahitero PULSA AQUÍ. Y así podrás también conocer cómo era la fortaleza de una saga de príncipes protoceltas y cómo enterraron a un miembro ilustre de la dinastía que dominó estas tierras, pues encontramos su tumba intacta.

Pequeña olla globular totalmente grafitada:


Esta era su forma:

Vaso de perfil globular decorado con grafito y dibujo de su forma:


Algunas de las vasijas grafitadas de la Edad del Hierro en Peñahitero:






Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s