Inaugurada la exposición SUMMER2019

Ayer, como habíamos anunciado en diversos medios, se inauguró la muestra SUMMER2019, exposición de verano de la Asociación de Artistas Plásticos Goya-Aragón (Avenida de Goya nº 87-89, de Zaragoza) que podrán ver en su sala hasta el 19 de septiembre, de lunes a viernes de 18 a 21 horas (en agosto, cerrado). La entrada es libre y gratuita.

Participamos en esta ocasión 27 creadores, socios de la AAPGA, que aportamos nuestras obras con las técnicas, conceptos y composiciones más variados, desde el realismo a la abstracción, paisajes, retratos, los esquís decorados de Arrudi, pasando por casi todo lo que se imaginen y que allí podrán ver. La inauguración estuvo animadísima y, pese a estar mediado el mes de julio, contó con una gran afluencia de público del mundo del arte y la cultura. Además de quienes verán en las imágenes que siguen, asistieron allí muchos otros como Isabel Enguita, Ángel Arruga Murillo, Eddy Miclin, Pilar Aguarón, la escritora Pilar Hernandis, Manuel Ramón Sancho Follos, etc.

Muy buen ambiente, muchos proyectos en curso y una sangría que, como es tradición, refrescó el calor de la sala, bebida elaborada, como también es costumbre, por Mariela García Vives. Muy rica, suavecita y, esta vez, le añadió cerezas.

Les animo a que vayan a ver la muestra porque sé que les gustará. ¡Buen verano artístico a tod@s!


Tarjeta de la exposición y participantes, a los que hay que sumar a PACO LÓPEZ FRANCÉS y PILAR PALA.

La exposición:






















Presentación de la muestra a cargo de cuatro directivas de la asociación, de izquierda a derecha María Antonia Díaz, Merce Bravo, Mariela García Vives y Julia Reig.


Parte del público durante el acto inaugural.

De izquierda a derecha Marimar, Emilio Núñez Galán y María Antonia Díaz.

Un servidor con Amparo, esposa de nuestro querido amigo recientemente fallecido el gran pintor Mariano Viejo (pulse aquí). Todos nos alegramos muchísimo de verla.

Julia Reig con su obra.

Jesús Guallar con su hija y su obra.

Aquí estoy entre la obra de Juan Carlos Laporta (Casco de guerrero) y la mía (Manos Manantes).

Elena y Oleg Shovkunenko con la obra de este.

Con Paco López Francés y Pilar Gutiérrez-Beired.

Sol Catalá (izquierda) y Mariaje García-Julián.

Cándido Blas Laborda (izquierda) y Juan Carlos Laporta.

De izquierda a derecha un servidor, Andrés Espinosa, María Antonia, Salvador Dastis y Merce Bravo.

Mariela escanciando la sangría que nos prepara siempre para las colectivas de verano, con Julia.

Y el personal arrimándose a la sangría y el picoteo, como debe ser.

Cristina Marín Chaves, Miguel Ángel Arrudi, y María Antonia.

Paco Rallo con Juan Carlos y Cristina.

Las hermanas Mamen y María Pérez, espléndidas como siempre.

Pedro Fondevila (izquierda) y Carlos J. Celma.

Paco y Cándido con Eva Colón.

Francisco J. Marco y su esposa Lourdes.

Carmen Casas (izquierda) hablando con Carmen Ruiz.

Pilar Aguado con su obra.

Anuncios

¡Amigo Mariano Viejo, hasta siempre!

Nos ha dejado Mariano Viejo. El 3 de julio falleció, después de la inquietud creciente que se había generado en los ámbitos artísticos y culturales de la ciudad por su ausencia, desde hace tiempo, en los mismos.

Mariano Viejo era hombre reservado pero atento, siempre acompañado por su esposa Amparo, contrapunto a la seriedad del pintor. Ambos, bellísimas personas. La trayectoria de Mariano Viejo ha sido muy amplia, pues realizó su primera individual en 1973 en la Sala Bayeu y desde entonces no paró de mostrar su arte en individuales y colectivas en varios lugares de España, cosechando múltiples primeros premios y distinciones desde que fue galardonado inicialmente, allá por 1972, en el Certamen de Pintura Rápida de Zaragoza. Cuadros de Mariano forman parte de un gran número de colecciones públicas y privadas, así como de las de varias instituciones financieras. Si quieren saber más de él, pulsen aquí.

Hemos seguido sus exposiciones en los últimos años, destacando recientemente la retrospectiva que presentó en el Club de Empleados del Banco de Santander de Zaragoza (pulse aquí), que lo fue parcialmente pues se presentaron en enero de 2015 obras de los últimos 25 años cuando Mariano llevaba en el oficio bastante más tiempo, como todos sabemos. Sin embargo, resultó un conjunto extraordinariamente interesante por tratarse todas ellas de pinturas de sus periodos de madurez artística plena, así que la evolución de su estilo y concepto se apreciaron sin que hubiera diferencias cualitativas en cuanto a las obras mostradas. Allí pudimos ver desde creaciones de los años 1989-90 hasta obras realizadas en 2014, todas con el inconfundible sello de identidad de Mariano, generalmente abstracciones en las que en ocasiones se integran elementos figurativos, y también fragmentos de periódicos o de partituras musicales, dominando en sus composiciones los ocres, sienas, negros, con intensos azules y rojos como adiciones cromáticas, toques de blancos y marfil y, en algún caso, texturas muy interesantes que utilizó en periodos pasados.

Mariano, te nos has ido, pero como pasa con los grandes creadores, tu pintura hará que se te recuerde siempre.

Aquí estoy con Mariano Viejo y Amparo, en su retrospectiva de 2015.

Mariano iba a muchos eventos artísticos de otros autores. Aquí con Edrix Cruzado en la exposición Tunéala. La carpeta-silla se hace Arte (pulse aquí) celebrada en 2017.

Mariano en 2016 en la muestra Fin de temporada 2015-2016 en la Asociación de Artistas Plásticos Goya-Aragón (pulse aquí), con José Luis Garcés y Amparo.

En la muestra individual de Mariano titulada Sueños del Pintor (pulse aquí), que tuvo lugar en el E.C.A.D. en 2013. De izquierda a derecha Eugenio Mateo, Amparo, María Antonia Díaz, Mariano Viejo y yo.

En la exposición individual que realizó Mariano en 2011 en la sede de K-Pintas Asociación de Artistas Plásticos (pulse aquí).

Despedida de Cristal de la Galería de Arte Pilar Ginés

Tras más de 14 años de actividad, Pilar Ginés cierra la galería. Hemos asistido a sus inauguraciones con mucha frecuencia, disfrutando de la obra de grandes artistas y de un ambiente muy agradable para los que amamos, con pasión, el mundo de la creación cultural. Estoy seguro de que, pese a esta decisión, seguiremos coincidiendo con Pilar en muchos acontecimientos y, con suerte, en futuros proyectos de este u otro tipo vinculados con el arte de calidad más actual.

Pero hasta las despedidas han de celebrarse, especialmente cuando quien se despide atesora una trayectoria de gran valor para la historia de nuestro movimiento cultural zaragozano. Y así fue. El 28 de junio, y siendo los “culpables” en gran medida los chicos de Incognitus y KonoZer, Inmaculada Casado (la jefa) y José Manuel Ruiz Monserrat (el colaborador necesario).

El caso es que, pese a que hizo un día de calor terrible con más de 40 grados a la sombra, todos los que pudimos fuimos allí, a celebrar esta despedida en las Bodas de Cristal (15 años) de la galería. Verán en las imágenes que siguen a parte de los asistentes, además de otros que allí participaron (como Arturo Gómez, Edrix Cruzado, Manuel Pérez-Lizano, Paco Simón, etc.) en lo que fue más un homenaje a Pilar Ginés que una despedida. Y por supuesto estuvo Isabel Larrodé, protagonista de la última y espléndida exposición que ha acogido esta sala, Rapsodia Rusa (pulsen aquí para verla). Y otros muchos, como podrán apreciar más adelante.

Decoradas las paredes con carteles de muestras celebradas allí a lo largo de los años y con reseñas de prensa sobre algunas de ellas, presidió el espacio la obra Aparición en el Paraíso, de 2013, elaborada por José Manuel Ruiz Monserrat y que, según él nos comenta: “a modo dantesco (evolución de los 9 cielos) nos transmuta a todos a un nuevo tiempo”.

Hubo dos momentos concretos que hay que comentar. Uno de ellos, cuando el Ateneo Incognitus entregó a Pilar Ginés el Premio 1º Incognitus de Honor 2018-2019, una escultura elaborada por José Manuel Ruiz Monserrat en 2018 realizada en terracota, pintada con acrílicos, con el logotipo del ateneo y presentada dentro de una urna de cristal.

El otro momento fue cuando se sortearon tres cuadros de la galería entre los asistentes, recayendo la suerte sobre Cristina Beltrán, Vicente Sánchez Mascaray… y yo. Así que me tocó una acuarela bellamente enmarcada del autor aragonés Pedro Portero Marzo, elaborada en 1985 y que representa la Playa de Poniente de Benidorm desde el puerto pesquero de la localidad, con los pescadores preparando sus barcas y redes. Una vista y escena de Benidorm que hoy ha cambiado bastante, pero por ello tanto a mí como a María Antonia nos encanta aún más por nuestra querencia hacia esta bella localidad alicantina.

Memorable Despedida de Cristal de la galería, y a Pilar Ginés nuestro agradecimiento por los muchos buenos momentos que hemos disfrutado en ella. Besos Pilar, nos seguimos viendo.

José Manuel Ruiz Monserrat entrega a Pilar Ginés el Premio 1º Incognitus de Honor 2018-2019, realizado por él.

De izquierda a derecha José Manuel Ruiz Monserrat, Isabel Larrodé, e Inmaculada Casado (Presidenta de KonoZer y del Ateneo Incognitus).

Parte de los asistentes.

José Manuel Ruiz Monserrat con su obra Aparición en el Paraíso.

Y un servidor con el cuadro.

La obra de José Manuel.

José Luis, esposo de Pilar Moré, colocando los carteles.

Carteles de exposiciones y recortes de prensa:







Miguel Ángel Arrudi y su hija Diana, a la que yo no veía desde hace un montón de años y me alegré de que viniese.

Arrudi y Larrodé con Mariela García Vives.

Pilar Ginés con Belén Andreu Carilla (Belanca).

La galerista Cristina Marín y Felipe Pérez.

Aquí con la restauradora Cristina Marín Chaves, abanicándonos.

Carmen Rábanos Faci, María Luz Lahoz Félez, Pilar Moré y, al fondo, Arrudi, Diana y Cristina Beltrán.

Rafael Gómez Pelufo.

En el centro, con camisa blanca, Eduardo hablando con Arrudi e Inma Casado.

José Antonio Amate y su esposa, que tienen un magnífico aspecto.

De izquierda a derecha Iñaki Ruiz de Egino (ahora exponiendo en Normandía), Paco Rallo, Isabel Larrodé, y Fernando Cortés.

Débora Quelle junto al cartel de la muestra que protagonizó en la galería.

Vicente Sánchez Mascaray y su esposa Olga.

Cristina Beltrán y Diana.

Aquí estoy con el cuadro que me tocó en suerte, junto a Belanca y, detrás, Vicente Sánchez Mascaray enarbola la obra que le tocó.

La acuarela de Pedro Portero Marzo.

“Víctor Mira. Gran formato”, en la Galería Kafell

Hasta el 5 de julio, de lunes a viernes de 10’30 a 13’30 y de 18 a 20’30 horas, pueden ustedes visitar la exposición de obras en gran formato de Víctor Mira en la Galería de Arte Kafell (c/ Lasala Valdés nº 8, de Zaragoza).

El galerista Miguel Esteban Pérez nos presenta aquí 52 piezas de su propia colección, la mayoría de ellas de gran tamaño, en las que junto a óleos sobre lienzo o papel tenemos dibujos del autor. Se muestran ahora algunas de las obras que Víctor Mira expuso junto con creaciones de Jean-Michel Basquiat en Nueva York, pinturas de inspiración prehistórica recuperadas y restauradas para mostrarlas en esta exposición. Pero también hay otro tipo de trabajos de Mira, como los cuadros que incluyen elementos de sutil inspiración “japonista”.

En general destaca la presencia inquietante de las pinturas del artista, que producen desasosiego en el espectador cuando no, caso de algunos, rechazo inicial. Cráneos estilizados/deformados, producciones en bicromías prehistórico-fantasmales, fuertes contrastes en colores casi agresivos, pájaros psicopompos, y cruces, muchas cruces, en una abundancia que sólo es capaz de representar el fervoroso creyente (sea seguidor del  Cristianismo o del Sol en su giro celeste) o el ateo militante.

Víctor Mira, pintor, grabador y escultor zaragozano fallecido en 2003 cuya obra se encuentra en múltiples colecciones y también en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que adquirió el pasado noviembre dos óleos (“Interior con puñal” y “Blues del culebra”) y cinco xilografías del artista (la colección “Musas del Paralel”), está aquí de nuevo. Disfrútenlo o inquiétense, a su gusto.

Mariaje García-Julián, colorido.

Julia Reig, en contraste.

Vicente Sánchez Mascaray y Olga, contemplativos.

Yo con un Bodegón.

Y yo con una Naturaleza muerta.

La exposición:





















Blanca Ponce y Mª Rosa Murillo exponen en la AAPGA

Hasta el 10 de julio, de lunes a viernes de 18 a 21 horas, pueden ustedes visitar gratuita y libremente la exposición que presentan María Rosa Murillo (pintora) y Blanca Ponce (pintora y ceramista) en la sala de la Asociación de Artistas Plásticos Goya-Aragón (Avenida de Goya nº 87-89, de Zaragoza).

Muy interesante esta muestra doble individual de dos socias de la AAPGA que, aunque habían participado en colectivas de la entidad, no se habían decidido a presentar más extensamente su propia producción. Durante la inauguración, ambas nos explicaron sus técnicas y conceptos creativos, que es preferible comenten personalmente con las autoras cuando visiten la sala.

La inauguración fue muy animada pese al notable calor del día, pero ambas creadoras estuvieron arropadas por compañeros y gentes del mundo de la cultura en la presentación de su exposición.


Presentación de la exposición. De izquierda a derecha Blanca Ponce, Mariela García Vives, María Rosa Murillo y Miguel Sanza.


Parte de los asistentes durante la inauguración.

Miguel Ángel Arrudi (izquierda), María Antonia Díaz y Domingo Sanz Azcona.

Jesús Guallar y yo.

Mariela García Vives y María Antonia Díaz.

Julia Reig (izquierda) y Maite Velilla.

Un servidor con Carlos Javier Celma Orte y Miguel Sanza.

Inmaculada Casado (de KonoZer) y Juan Carlos Laporta.

Miguel Ángel Arrudi, por cuyo pecho trepa Arácnido, obra que Eva Colón me regaló gentilmente (y que me encanta).

Creaciones de Blanca Ponce:








Transición, las laterales de Blanca Ponce y la central de María Rosa Murillo.

Pinturas de María Rosa Murillo:





Exposición “Esencia”, de María Jesús Escuer

Del lunes 10 al miércoles 12 de junio, de 17 a 21 horas, todavía pueden ustedes visitar esta muestra en el Espacio de Arte del Colegio de Médicos de Zaragoza (c/ Ana Isabel Herrero nº 3-5). La entrada es libre y gratuita, y les recomiendo que vayan a verla.

María Jesús Escuer es graduada en Diseño de Interiores y en Dibujo Publicitario en la Escuela de Artes y Oficios de Zaragoza, ha trabajado en Publicidad pero, desde hace años, se dedica a la pintura. Pertenece a la Asociación Española de Pintores y Escultores y es miembro de ADAFA (Asociación de Artistas Figurativos Aragoneses), entidad en la que ocupa la Secretaría de su Junta Directiva desde 1998.

Tiene una larga trayectoria expositiva, que comienza en 1997, en colectivas e individuales que se han mostrado en diversos lugares de España, Francia e Italia. Ha obtenido premios y distinciones en varias ocasiones, y su temática se centra, como pueden ver en esta muestra, en la naturaleza, el agua, la montaña y la mitología.

María Jesús ha llamado Esencia a esta exposición individual porque las obras que nos presenta emanan de su propia esencia, lo que ha vivido, lo que ha visto y lo que siente, transmitiéndonos todo ello a través de sus pinturas llenas de colorido, luz y contraste.

La autora ha estado personalmente en todos los paisajes que pinta, plasmando su sentimiento hacia cada uno ellos desde su visión personal, por lo que cada cuadro contiene un misterio y un mensaje propio. Su obra, en la que todo es naturaleza, se puede clasificar en tres apartados: Los bosques, espacios para el paseo sereno, con una representación de los árboles que nos dice claramente lo mucho que le gustan. Los ríos, caminos, y otros espacios tranquilos. Y la alta montaña, que induce a la contemplación.

Observarán un elemento particular en muchas de sus escenas: la presencia de seres mitológicos, que según la autora existen aunque no se ven habitualmente: hadas y duendes, ninfas, náyades, árboles con troncos antropomorfizados, la Dama del Lago, etc. Específicamente, lo que María Jesús representa son las deidades menores y espíritus de la mitología celta que pueblan (o poblaban, elijan ustedes) los bosques, las aguas y las montañas. Y lo hace de una forma deliciosa, en paisajes reales de Aragón (incluyendo zonas hermosas de Zaragoza) y del Pirineo francés.

Pasen, vean, y disfruten con los cuadros y con las explicaciones de la autora.

María Jesús Escuer con una de sus obras.

La exposición:



















“Autorretratos” y “Los niños de Aarón”, en la Galería Cristina Marín

Hasta el 12 de julio, de martes a viernes de 18 a 20’30 horas y, los sábados, de 11 a 13’30 horas, pueden ustedes visitar libremente esta doble exposición que se presenta en la Galería Cristina Marín (c/ Manuela Sancho nº 11, de Zaragoza).

En la sala 1, que da acceso a la galería, tienen ustedes la muestra Autorretratos, con obras de José Ramón Magallón Sicilia. Las pinturas de José Ramón reflejan un universo que nos recuerda el “arte científico”, esas fotografías que la Facultad de Ciencias de Zaragoza ha venido recogiendo en sus certámenes anuales de San Alberto Magno, expresión gráfica de mediciones y constataciones electrónicas de fenómenos físicos, químicos, matemáticos, biológicos o geológicos. Reflejos accesibles a la mente humana de sucesos que no podemos visualizar pero que nos descubren artísticamente una pequeña parte del mundo en el que transitamos. Para los científicos son resultados de análisis, para buena parte de los ciudadanos, casi magia. La esencia estética de esos modelos digitales que usamos para comprender el Universo, se recoge con gran belleza en estas creaciones de José Ramón que continúa evolutivamente con su trayectoria, presentando composiciones en las que aún predomina más la línea y que poseen mayor variedad cromática en esta ocasión.

En la sala 2 tienen ustedes las creaciones del joven escultor catalán Aarón Pérez, que nos muestra tallas de madera policromada que representan niños, de muy buena factura pero que producen un efecto inquietante. Aarón Pérez elabora esculturas figurativas y algunas, incluso, expresionistas inspiradas “en todo lo que me rodea: las personas, los animales y el entorno”, tal como define el artista. El creador utiliza la madera que “es un elemento muy cálido que siempre sorprende cuando trabajas ya que nunca sabes cuál puede ser el resultado final. Espero que la gente lo pueda captar en estas obras y que mis creaciones no dejen a nadie indiferente”. Pues no, no dejan indiferente.

Así que ya saben, dos interesantes exposiciones completamente distintas y conceptualmente distantes en una sola galería. Vayan y vean. Aquí les dejo unas imágenes tomadas en el acto inaugural.

De izquierda a derecha José Ramón Magallón Sicilia, María Antonia Díaz, Cristina Marín y Joaquín Gimeno.

Aarón Pérez (izquierda) con Miguel Ángel Arrudi.

De izquierda a derecha Manuel Pérez-Lizano, un servidor, Magallón Sicilia y Edrix Cruzado.

María Antonia Díaz y Felipe Pérez.

Sylvia Pennings (izquierda) y Edrix Cruzado.

Mariela García Vives y María Antonia Díaz.

Enrique Lafuente, espléndido como siempre.

Emilio Núñez Galán (segundo por la derecha) con unos amigos.

De izquierda a derecha Ángel Arruga, Olga, y Vicente Sánchez Mascaray.

Manuel, Rafael Gómez Pelufo y María Antonia.

María Antonia y yo, en una espléndida foto que nos tomó Enrique Lafuente.

Berta Lombán y María Antonia.

María Antonia y un servidor, con Débora Quelle y Juan Luis Borra.

Arrudi y Lombán.

Mariela visualmente inserta en un cuadro de Magallón Sicilia.

Autorretratos:












Los niños de Aarón: